Blogia
LITERARIA

UN GRAN HOMBRE HA PARTIDO

UN GRAN HOMBRE HA PARTIDO Pensando y dubitativo me invadian las lágrimas al oir esas palabras tan bizarras: "Ha fallecido..." y ver pasar la muerte intempestiva de un gran hombre, que el solo hecho de recordarlo me fortalece el conocimiento y me gratifica el alma, pero su deceso avivaba
en mí ese sentimiento remilgón e hiriente del querer aceptar una prematura muerte; la familia muy triste enmarcaba ese coro de angustia con llantos lastimeros y con algunas palabras de ánimo y de consuelo forzados. Además el comunicar a todos los allegados la ilusa y necrolítica noticia era tan aberrante y penoso que entrecortaba la voz y desnaturalizaba el alma y el ánimo del interlocutor,
- "Si por supuesto, fue hoy, un paro cardiaco, siiii... (lágrimas,.............. voz entrecortada...... pesar... incredulidad..... desazón......... cambio de ánimo total .....nooooooooooo).
Lo más triste era el comunicárselo a mi hermano menor, que no estaba aquí, estaba  en otra ciudad, lastimero, pero claro tratamos de no decirselo directamente:
- Tú papá se ha puesto mal, tienes que venir, hay que verlo y conversar con él..... ¡dudas e incognitas en él!
No sé si fue una mentira piadosa, pero ya estaba pactada su llegada, al final lo sabría, tendría que enterarse. Los demás familiares que se iban enterando así como las amistades, no paraban de llamar a la casa , por lo sucedido, fue una noche muy triste para todos.
Al día siguiente nos esperaba, el velorio, una mañana que se inició muy temprano a las
5:30 y que hacía dificil el asimilar, fui a mi trabajo a las 6:45 de la mañana, sin poder pedir un permiso, ante el suceso, pue sno soy uun familair directo, pero si de corazón  de cariño de parecio, de relación amical y paternal. A través del celular iba siguiendo los sucesos, con mi madre y mi hermano segundo, la llegada al velorio, los parientes y
amigos q iban llegando, el recibimiento a mi hermano menor, en fin, todo enmarcado en la tristeza y el desconsuelo ante la pérdida.
Fue un tercer paro cardiaco fulminante, en Tacna... así relataba la hija mayor  a toda amistad que preguntaba. Después de todo lo ocurrido, simplemente derramé algunas lágrimas, avive el seso y comprendi cuan i justa y sabia ala vez es la vida, que se ironiza
ante la muerte y ante el decoro de partir hacia un más allá muy incierto y nunca provisto de nada.
Un gran hombre partió, un reconocido maestro a cabalidad, que forjó a cientos de generaciones de moqueguanos, por largos 50 años de trabajo, en este sector tan injusto y que nunca premia ni reconoce al maestro verdadero, como fue el gran profesor: Alfredo Enrique Amú Alzamora.
En su último recorrido por las viejas y sinuosas calles de Moquegua sólo algunas  decenas de personas lo acompañaron, las demás personas que lo conocieron, que
fueron sus amigos, que fueron sus alumnos, que fueron sus vecinos, sus compañeros de trabajo y muchos, pero muchos de ellos nunca se  aproximaron, ni fueron a despedirlo, así solos, con el corazón pendiendo de un hilo ante la trsite despedida, lo enterramos, todos, los que allí estuvimos,, pudimos entender, cuando dolor acalla el alma ante al partida de un amigo ante al partida de un padre, ante la partida de un hermano, ante la partida de un esposo, ante al partida de un abuelo, ante la partida de un segundo padre, ante la partida de un compañero, ante la partida de un MAESTRO, docente, profesor, director, jefe, representante, directivo, presidente, socio, gerente y todo aquel cargo
que desempeñó en vida.
Ante el poco reconocimiento que los miles de moqueguanos ingratos no le dimos, solo avivo el recuerdo y plasmo el sentir de poder reconocer a quien nos sirve, nos ayuda a vivir mejor y  ama y trabaja por una tierra ajena y que da su vida por ella. Este es el
caso del Sr. AMU, quien trujillanod e nacimeitno vino a Moquegua para convertirse en Moqueguano y dejar huella y estela con una familiae hijos que preservarán su ejemplo y su vida entregada ala educación Un educador moqueguano a caído. reconoscamos el esfuerzo de las pocas persoans que como él han dejado huella en Moquegua.
Por ello esas instituciones que el fortalecío con su trabajo, mano al pecho
en acto reflexivo por su no presencia: (COOPAC STA. CATALINA, CLUB
MOQUEGUA, DREMO, I.E. SIMÓN BOLIVAR, SOCIEDAD DE ARTESANOS, etc.)
quienes como compañeros. amigos, alumnos no se hicieron presentes.

¡VIVA ALFREDO ENRIQUE AMÚ ALZAMORA, QUIEN DIO TODO EN VIDA!

EL GRAN EDUCADOR TRUJILLANO QUE CON EMPEÑO FORJÓ
MOQUEGUANOS CON TALENTO QUE ENSEÑÓ.
Por los deudos, amigos, vecinos y compañeros de trabajo.
ALFREDO AMÚ ........ ¡PRESENTE!
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres