Blogia
LITERARIA

REFLEXIÓN DE VIDA

REFLEXIÓN DE VIDA Semana Santa palabra clave que paraliza en el mes de abril, a veces marzo, la conciencia de las personas que habitan países católicos y cristianos, es la fuerza envolvente
de saberse protegidos por el hijo de Dios, Jesús, en uno de los actos más humanitarios jamás expuestos por ningún ser humano. La vida de este extraordinario personaje da muestras de aquello que llamamos, lección de vida. Muchos humanos en penitencias de ayuno, de innumerables caminatas, ascensos elevados, latigasos, moretones  e incluso hasta crucificciones reales son la muestra del fervor religioso y de reflexión que cobija esta fecha santa, por la connotación de la existencia y muestra palpitante de Dios entre nosotros.
Viernes santo, desperté así algo adormitado eran como las siete y ya mi madre había ido por las acostumbradas especias marinas que se comen en estas fechas, a pesar de lo caro que andaban todos los productos marinos, nos trajo unos riquísimos camarones,  muy escazos por cierto, algo de choros y una gran cojinova de dos kilos para todos los comenzales que en inicio eramos solo seis y que después se multiplicaron, por supuesto que el desayuno no podía desentonar y había preparado una ensaladita de atún, propicia para la fecha; después de desayunar, las cocineras que acompañaban a mi madre, hicieron una faena con el pescado y los camarones, unidos a los choros cocinándolos junto
a  las especias de sabor como el paico, oregano, la yerba buena, huatacay en fin; el olor inundó toda la casa haciendo conocer del festín de semana santa, y con ellos las gelatinas de varios sabores y una crema batida nos harían  la corte a lo gastronómico de nuestra dieta, y para complementar el almuerzo mi pequeña hija de tres añitos y su madre nos trajeron un riquísimo caldo de pan, tradicional aún en Moquegua, pero claro para probar un poquito nada más; dieron ya la una y media de la tarde y como mi madre dijo: "he cocinado regular cantidad, pero Dios ha obrado en mi cocina, porque ha alcanzado para las 18 personas que compartieron la mesa del viernes santo", a pesar de que el "Benjamín" de la casa anda en misiones por la sierra moqueguana, sino hubieramos sido 19, Quique como él se llama, regresa de peregrinar y misionar con sus compañerosy maestros el día domingo; la anécdota del día que hubo la multoiplicación del almuerzo puesto que todos  los parienets llegaron para festinar y comer juntos, fue divertido y muy lindo ver a mi abuela mi mader msi tias mis prmos mi hija, las nanas, los sobrinos y todos aquellosq ue son parte  de nuetsra gran familia.
Festinar o no, o hablar del huevo de pascua y el dichoso conejo, o de compartir en familia esta fecha significativa, va más allá de todo ello, es una época en la cual muchos de los seres que la profetizamos no la entendemos, no la llevamos ni vivimos como debiera ser lo correcto. En als noticias indican quee s una fecha de recogimiento sin embargo las amilias enteras , los grupos de amigos jóvens y adolescentes en las playas con comida en abundanciam carpas sleepingns, y pr supuesto algo serio e indignante el licor a borbotonesd, en el Perú funciona una restricción ene stas fechas, la famosa "ley seca" nadie debe expender ni beber licor sin embargo a diestra y siniestra se los vebndía, para muestra un botón, viernes santo, 10 de la mañna cientos de personas en el mercado ebrios, resaqueados y ninguna autoridad hizo operativos o dijo nada al respecto, en sus narices bebieron, fumaron, hubo libertinakje, y hasta muchos se drogaron, e incluso para mal antecedente, policías bebieron esa madrugada en  aquellas unidades que les dieron para  hacer guardia. Inclemencias que deseamos algún día cambien porque ese no es el espíritu de esta fecha netamente para la humanidad de recogimiento.
Reflexionar en  esta fecha, para aquellos que verdaderamente lo hacen, es vivir plenamente un cambio en nuestras vdas  es uan metacognición de todo a quello que hice o no hice, que pude hacer, que debí hacer o de loq eu debo de hacer correctamente, un apostar por un buen futuro y una existecnia  de vida trascendente, tranquila sin sobresaltos, la seman
santa o la "semana de la incongruencia" del actuar indolente, no son  días de vacaciones, ni solo de descanso o de vaije de turismo, ni de compras ni de sexo, es algo que solo aquel que conoce verdaderamente a Dios sabe a que me estoy refiriendo.
- ¡Si comprendiéramos lo que significa ser hijos de Dios!
- Jamás podríamos hacer el mal. Ser hijo de Dios es la dignidad mayor.
- Hay quien dice: He cometido muchos males como para que me perdona Dios. Blasfemo mucho. He puesto ya un límite a la misericordia de Dios. ¡falso! No la tiene.
- Solamente Dios sabe lo que es el pecador.
- Las tentaciones que hay que temer más, son los pequeños egoísmos, la alta estima de sí mismo, los halagos y aplausos.
- No son las largas oraciones ni las más bellas, sino que lo que sale del corazón, con un verdadero deseo de agradar al Padre y de dañar al prójimo.

In nomine Patris, et Filii, et Spiritus Sancti. Introibo ad altare Dei.

http://www.youtube.com/watch?v=iFRsMSmQ3FY
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres