Blogia
LITERARIA

POEMANIA

A MOQUEGUA INDOMITA

INDOMITA

AUTOR: ADOLFO RICARDO SOTELO JIMENEZ

Acariciando el tiempo vas bregando en la historia,
escribiendo páginas ilustres en fe compilatoria,
destellando en el sur peruano te haces ya gloria,
ciudad de encanto, Moquegua, digna consagratoria.

Muchedumbres encantadas de espíritu moqueguano,
mostrando innato y sublime sentimiento americano,
plasmando, baúles y villorios como un artesano,
te consagras un pueblo singular y campechano.

Noble por naturaleza de formación y tradición,
has forjado personajes insignes con dedicación;
que labrando tu nombre encumbrado en connotación,
de ti mucho han hablado y entregado el corazón.

Peldaños has elevado al cielo en desarrollo certero,
te encuentras creciendo geograficamente por entero,
extendiendose tus hijos en verdes campos primero,
y en urbanidad celosa y adusta con optimismo sincero.

Mentada fama vitivinicola en piscos y aguardientes,
sabrosos dulces, comidas con sabrosos ingredientes,
alfajores en penco y aguarguerados en roscas evidentes
sin fin de manjares gastronómicos en paladar exigente.

Costumbres en albores, danzas y jolgorios encantadores
en fiestas, cruces, festivales y ferias, arrolladores,
bendita veneración en cuepro y alma con fervorosa fe
todo aquello se da entre gente trabajadora y emprendedora.

Magnificencia urbana, cosechada entre míticos adobes,
mojinetes silentes y singulares en laberinto de recoves,
serpentean calles y tinajones entre grandes bodegones,
antiguas y bermejas paredes barrocas adornan baldeones.

Indomita entre las legendarias ciudades emergentes sureñas,
datan de moqueguanos hospitalarios, serviciales y hogareños,
cual cuna de turismo ermitaño del tixani y ubinas a Omate,
entre cuyes fritos, cacharradas, aromático damasco y aguacate.

INDOMITA BELLA TIERRA DE VENCEDORES,
FORJADOS EN UN SEISMO DE VITORES,
CONSTRUYE A FUERZA DE AMOR INCENCIBLE,
PROGRESO Y DESARROLLO IMPRESCINDIBLE.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

FELIZ 474 ANIVERSARIO

MOQUEGUANO SOY
Prof. Adolfo Sotelo Jiménez

Enaltecido con la dicha de aqui nacer,
cobijado limpiamente por un libido atardecer
¡soy moqueguano señores a buen entender!

Madurando con el correr de los años,
hablo con propiedad sin porcacidad ni daños,
porque comensales, ¡soy moqueguano señores!

Y ampliando el intelecto, grito con talento,
aqui nacieron las artes, musas en detrimento,
con sinceramiento, ¡moqueguano soy en cogimiento!

De carácter y resuelto en los pensamientos
el moqueguano forja camino sin desestimiento
a puro sentimiento, ¡moqueguano soy con acierto!

Profesional por excelencia, educando a conciencia
nadie ha de limitar mi función de trascendencia
para gritar, ¡moqueguano soy en labor de docencia!

Entre familiares, padres e hijos protegiendo y amando
la simplicidad amorosa y de respeto que se va dando
la familia se respeta como buen moqueguano que interpreta.

¡Moqueguano soy señores!

MOQUEGUA INTI

AUTOR: ADOLFO RICARDO SOTELO JIMENEZ
Linderos del paraíso que habitamos
es mi tierra labrada en cobre puro
con pinceladas de oro que llevamos
en pecho  con esfuerzo y trabajo duro 

Es mi tierra regada con bendiciones
paltas chirimoyas, guayabas, lúcumas
y de manjares el alma y corazones
uvas, oregano, tunas, olivo y alfalfas.

Quebradas, pampas, cañones, volcanes
playas, tablazos, pampones y mil regiones
matizan el corazón moqueguano en jirones
con danzas, comidas, y trajes multicolores.

Paraíso exquisito de grandes costumbres
cultura entrelazada de hispano e Inca
Ticsani, Ubinas, celadores de las cumbres
cuidando y expeliendo la cultura que afinca.

Guardianes y apus cobijan a tu gente
Cerro Baúl, Los ángeles y el Huaynaputina.
que deleitan con cuyes, patasca al diente
chicharrones, cacharradas de alta cocina.

Oh Moquegua bendita plagada de fe
Diosa del sur andino levantada a pie
con Santa Fortunata credo que recé
culto pueblo moqueguano que predica.

Insignes  moqueguanos forjadores
Mariategui, Nieto, Ubalde, Urquieta
Mercedes Cabello y Amparo Baluarte
entre cientos de grandes luchadores.

Y si de alabarte Moquegua se trata
bendita perla del aguacate  y el olivo
de las limas, tunas, y la excelsa vid
origen del pisco y vino visitar con motivo.

culturas precolombinas razas guerreras
hombres, omo, chiribaya, estuquiña
tiahuanaco, wari y huaracane conocieras
ahinco de cultura lograron grandeza en viña.

torata de raza, Samegua incomparable
Ilo de grandeza, Omate de pujanza
con Carumas al desarrollo e ichuña afable.
Calacoa indomable y San Cristobal  avanza.

Unidos moqueguanos vamos de la mano
corazones al progreso, ayudando al hermano
canon que no aprovechamos reflexionemos
a conciencia la región crece con artesanos.

Viva la bendita tierra del sol cautivo
la perla del sur yunga andino
Moquegua tierra del sol vivo
fecunda lumbre en oasis de vino.

EL POETA HORACIO ZEBALLOS

EL POETA HORACIO ZEBALLOS


POEMAS A MOQUEGUA

MOQUEGUANO SOY 
Autor: ADOLFO RICARDO SOTELO JIMENEZ

Enaltecido con la dicha de aqui nacer,
cobijado limpiamente por un libido atardecer
¡soy moqueguano señores a buen entender!

Madurando con el correr de los años,
hablo con propiedad sin porcacidad ni daños,
porque comensales, ¡soy moqueguano señores!

Y ampliando el intelecto, grito con talento,
aqui nacieron las artes, musas en detrimento,
con sinceramiento, ¡moqueguano soy en cogimiento!

De carácter y resuelto en los pensamientos
el moqueguano forja camino sin desestimiento
a puro sentimiento, ¡moqueguano soy con acierto!

Profesional por excelencia, educando a conciencia
nadie ha de limitar mi función de trascendencia
para gritar, ¡moqueguano soy en labor de docencia!

Entre familiares, padres e hijos protegiendo y amando
la simplicidad amorosa y de respeto que se va dando
la familia se respeta como buen moqueguano que interpreta.

¡Moqueguano soy señores!

INDOMITA
AUTOR: ADOLFO RICARDO SOTELO JIMENEZ

Acariciando el tiempo vas bregando en la historia,
escribiendo páginas ilustres en fe compilatoria,
destellando en el sur peruano te haces ya gloria,
ciudad de encanto, Moquegua, digna consagratoria.

Muchedumbres encantadas de espíritu moqueguano,
mostrando innato y sublime sentimiento americano,
plasmando, baúles y villorios como un artesano,
te consagras un pueblo singular y campechano.

Noble por naturaleza de formación y tradición,
has forjado personajes insignes con dedicación;
que labrando tu nombre encumbrado en connotación,
de ti mucho han hablado y entregado el corazón.

Peldaños has elevado al cielo en desarrollo certero,
te encuentras creciendo geograficamente por entero,
extendiendose tus hijos en verdes campos primero,
y en urbanidad celosa y adusta con optimismo sincero.

Mentada fama vitivinicola en piscos y aguardientes,
sabrosos dulces, comidas con sabrosos ingredientes,
alfajores en penco y aguarguerados en roscas evidentes
sin fin de manjares gastronómicos en paladar exigente.

Costumbres en albores, danzas y jolgorios encantadores
en fiestas, cruces, festivales y ferias, arrolladores,
bendita veneración en cuepro y alma con fervorosa fe
todo aquello se da entre gente trabajadora y emprendedora.

Magnificencia urbana, cosechada entre míticos adobes,
mojinetes silentes y singulares en laberinto de recoves,
serpentean calles y tinajones entre grandes bodegones,
antiguas y bermejas paredes barrocas adornan baldeones.

Indomita entre las legendarias ciudades emergentes sureñas,
datan de moqueguanos hospitalarios, serviciales y hogareños,
cual cuna de turismo ermitaño del tixani y ubinas a Omate,
entre cuyes fritos, cacharradas, aromático damasco y aguacate.

INDOMITA BELLA TIERRA DE VENCEDORES,
FORJADOS EN UN SEISMO DE VITORES,
CONSTRUYE A FUERZA DE AMOR INCENCIBLE,
PROGRESO Y DESARROLLO IMPRESCINDIBLE.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

BUSCANDOTE

Ahogado en soledad, pidiendo encontrar la felicidad, sin poder comprender, porque no puedo tocar el cielo, cuando habrá alguien allí esperando por mi, sin que me sienta morir por no poder hallar el eterno destello y juego del amor. Entender que poder tocar el cielo, es no volver a ser el mismo que fui, y este sueño, será solo un simple recuerdo que atemorizó mi vida. ¿dónde estas me pregunto? que forma tendrás, que tiempo en mi irás a preconizar, que deseos nuevos has de inspirar, con tus manos claras has de motivar. Pierdeme la lógica de la realidad, apártame de la mortal soledad y cobíjame en tus brazos de eterna realidad. Cuando vuelva a tocar el cielo, sé que ya no seré igual y confesamente a ti me he de totalmente entregar.

¿Existes? eres un plenilunio en verano, una alondra en invierno o una estrella fugaz en eclipse solar, que tan extraña confusión he de provocar en ti, que anhelo creciente en mi puedes poblar, cuanta descendencia de ideas has de motivar, contemplo el inmenso cielo, esperando poder mi espacio ubicar, pero no puedo estacionar mi corazón, todo esta complejo no hay decisión. Acabado regreso, mutilado, sin cariño, tengo destrozado el corazñon, seguiré buscando mi ilusión... ¿existes? seguro que en mi vigésiam generación.

SINTETIZANTE

Preguntabame cuanto vale decir: te amo
excelsa pregunta que tu mirada respondió,
y me interrogue sobre lo que es besar
y aquel sutil sabor de tus mejillas lo dijo,
y ante la duda de sentir una brazo
el calor de tus manos me inspiró un retoso,
pero para expresar lo que agudamente siento:
un esbozo, una palabra dulce de ti, un antojo;
estar feliz sinonimia de pensar en ti
estar ensimismado por ti un cariño tentado;
que difieren los atardeceres a tu lado
las noches oscuras juntos y embelesados,
notorias intenciones de cariño y entrega mutua
bastarda soledad que hoy has expirado
y consentido expiaciones de entereza
que mi corazón acicalado por tu amor
todo endereza, con riendas de simpleza
aires de duque indígena, de la nobleza
altruista por este amor que nunca cesa
y que apilado entre cientos de corazones
reconoce un sentimiento íntimo de pureza
bien por ti
bien por mi
por el amor
por el deber de saber
que hoy contigo aprendi.

EN FEBRERO...

EN FEBRERO... Vivía con necesidad de conciliar la vida
deseoso de construir amor con acogida
protagonista de una dicha acontecida
el dar una caricia, fortuna compartida
y los sueños se desvanecen a medida,
extravagante, ilusa la dicha arrepentida
aciaga, funesta sufre y llora abatida.

Sentir a solas, un sentimiento pasajero,
es como volar sobre un gran brasero.
verter mis anhelos y deseos contigo
pero en un viaje de ida nada sincero,
proclamar que te quiero es nada certero,
y que te quise, seguro un deseo agorero.

Vivir abrazando un fantasma en un mortero
alcoholizando mis sueños como un bucanero
para que arrojes mi corazón a un basurero
como escoria de un San Valentin cajonero
que sepulta mi delirio amor con rejoneros
fundiendo ira en mi lápida como carroñeros
dejando el alma moribunda, de morir severo
destrozada, confusa, cabizbaja en febrero
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres