Blogia
LITERARIA

DESESTRES

Sacramento de semana, un sábado innominioso, ilustre día que da tregua al trabajo, pero sus cortas raíces y efímeras y minusculos espacios de medida, huían en cada acción que realizaba, el espacio de ocio, de relajamiento y de una conversación con el descanso se acortaban peligrosamente, haciendo de esta tregua casi una microtregua, el sábado es como un bonito pensamiento fugaz que antes de empezar entusiasma, brilla como una opción de relajo, desestres, pero llegado este,te va sumiendo en la sensación y embriaguez de las horas que nos sumen en la corta existencia del sábado, este día suple toda una rutina semanal en la que el bendito e intratable estres, sucumbe, ataca, disminuye y amilana toda buena actitrud, predisposición y actividad eficiente; hoy es sábado y estoy en el pico más alto de su extinción y lo poco o nada que puedo haber disfrutado se agota, se extingue, desfallece y da paso a otro perido movido, de causa de preparación y trabajo para el inciode la nueva semana; no tengo más que expresar que en algun espacio más sumiré mi rutina, hasta poder disfrutar celebremente un nuevo sábado, el cual añoro cada cinco días, descanse en paz sábado, 21:34; ya debo descansar y pensar en los problemas de la semana 22:57; ya suspiro y bostezo, a estas horas ya estaria en pijama, 23:52, ya muere, ya muere, desespera, sucumbe, lentamente, agonicamente 23:59, lent... lent... lent...
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres