Blogia
LITERARIA

DESAPARECIENDO AL CAMARÓN


En un viaje por el Perú se encuentran lugares muy bellos y paradisiacos, con los que vas descubriendo lo maravilloso que es este país que implica el conocer un territorio vasto y bello; y esta semana, estuvimos por el" Fiscal" lugar ubicado en la  provincia de Islay en Arequipa, el cual surcado por el Río Tambo y afincado al costado de plantaciones de arroz y caña de azúcar ofrece la viajero incomensurables platos gastronómicos a base de Camarón que son una delicia a paladares propios y extraños. Pero esta vez ello no fue posible, pues en este mes aún la veda en su pesca y comercialización estaba en vigencia. Lamentablemente alguno de los restaurantes que allí existen, inescrupulósamente anuncuaba en sus carteles platos de este crustáceo como: picante de camarón, y ante esto la policía ecológica ese mismo día intervenía dicho local. Fue una larga y  extensa conversación entre los dueños y los policías, aparentemente una  fuerte sanción económica era lo que les esperaba por desacato ante la ley, pero inexplicablemente la clausura ni el decomiso de las evidencias se dieron, ¿fue un arreglo económico acaso?, lamentablemente la corrupción de  funcionarios y policiales es pan de cada día, absolutamente indignados nos retiramos de dicho local para no ser parte de una colución para delinquir descaradamente y no preservar este recurso que simboliza una parte de nuestras costumbres y recursos naturales de valor singular. Experiencias como esta desagradables no debemos de permitir, así que desde aquí denunciamos a la policía ecológica de ostentosos sombreros verdes, que solo corrompieron a la impunidad hecha coima. Y aunque tenga que esperar hasta abril para poder de gustar estos platos, en el fiscal hay olor putrefacto de impunidad y corrupción, funcionarios locales de Islay y contraloría realzar un exhaustivo cointrol de esto. La cantidad de crustáceos en estas últimos años ha ido disminuyendo considerablemente en los ríos y proyectos de crianza y sostenibilidad del recurso se ha implementado en varios lugares de la costa peruana, peor esto a veces se ve mitigado por la depredación del mismo en su habitad natural. 
Recordemos que el camarón de río es una especie ictiológica que crece y se desarrolla desde los ríos de la cuenca sur del Perú hasta el norte de Chile, es decir en Perú (río Tayrni-Mochumí, 6º30’ L.S.) hasta el norte de Chile, desde el nivel del mar hasta los 1 400 msnm. y que para muchos valles costeños afincados en las cuencas fluviales del Majes, Tambo o Moquegua por ejemplo representa ingreso económico y es parte de una vasta y riquísima gastronomía local. El Camarón de río es una especie endémica de la costa peruana. Su carne tiene gran valor económico y nutricional y es apreciado en los mercados nacionales. La pesca excesiva, la contaminación de ríos y el uso de agua para la agricultura han alterado su hábitat natural, reduciendo sus poblaciones de manera preocupante.
¿Quién no ha probado un riquísimo chupe de camarones o una tortilla de este preciado recurso o quizá un pepián, un picante, un sudado y una basta serie de potajes a base de este producto? Es importante reconocer que este producto endémico de esta región sudamericana debe ser preservado y para ello el Estado peruano asume su protección, consumo y racionalización a través de políticas que regulan su consumo y pesca, incentivando su protección y no depredación. El camarón rojo ha desaparecido de varios ríos, como el Rímac, y está en peligro de desaparecer de otros por la extracción abusiva y la contaminación de las aguas. Para su protección se han establñecido vedas de pesca.
Para la reproducción, que sucede durante los meses de verano (noviembre a abril), las hembras tienen los huevos debajo del abdomen. Las larvas se desarrollan especialmente en las desembocaduras de los ríos y en el mar cercano a ellas, donde se las encuentra en abundancia durante los meses de verano. Los juveniles migran río arriba hasta llegar a la edad adulta. En esta época se declara una veda del producto, para evitar su extinción y depredación indiscriminada.
Ser un juez civil y tratar de participar en el cumplimiento de las leyes es una salvaguarda que todo peruano debe de tener en cuenta, por ello insistir en el acatamiento de normas es parte de nuestra actividad cívica y responsable fuente de orden jurídico y legal. No acallemos ante impunidades y verborreas de funcionarios coimeros y corruptos, participa y no dejes impune un hecho.   
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres